Las escorts de lujo latinas

escorts latinas de lujo

putas de alto standing latinas

Si en el anterior post hablábamos sobre las escorts rusas, llegadas en gran número a principios del siglo XX a España, más importante es aún el número de prostitutas latinas de lujo que llegaron en esa época a Madrid, Barcelona y resto de ciudades españolas, y que a día de hoy siguen llegando, aunque ya en menor número.

Las escorts latinas de alto standing

A diferencia de las prostitutas rusas que hablábamos anteriormente, si por algo se caracterizan las escorts latinas es por su sangre caliente, por su manera activa de interpretar el sexo, y por el morbo y pasión que despiertan allá donde van. Muchas de las webs y agencias de scorts de lujo están llenas de chicas jóvenes, que garantizan a los clientes pasarlo de lujo, una experiencia de placer difícil de encontrar en otras mujeres.

La escort latina se caracteriza por su belleza, su mirada felina, acompañada normalmente por unas curvas muy calientes que hacen que los hombres se exciten fácilmente. Aunque algunas de ellas se han realizado retoques en su cuerpo, como pueden ser aumento de pechos, de culo u otro tipo de cirugía estética, siempre mantienen su fuego interior y sus ganas de disfrutar del sexo.

Escorts brasileñas, colombianas y venezolanas

La gran mayoría de las escorts latinas en Barcelona y Madrid, así como en Valencia, Mallorca o Bilbao, son brasileñas, colombianas o venezolanas, aunque también se pueden encontrar putas argentinas, chilenas, peruanas, ecuatorianas o uruguayas. Sea por lo que sea, muchos de los clientes prefieren una chica brasileña, tal vez porque tradicionalmente han sido las consideradas como más morbosas e implicadas en la cama. La prostituta latina se caracteriza por saber a la perfección como hacer disfrutar a un hombre, como calentarle para que pueda disfrutar de una velada de sexo y pasión muy especial.

Así, una escort latina comenzará con una sonrisa, unos besos con lengua, para pasar luego a buscar el miembro del cliente y, cuando esté duro, metérselo en la boca y practicar un francés que vuelva loco de placer el cliente. Luego, pasará a practicar el sexo en todo tipo de posturas. Siempre, orientado a hacer realidad todas las fantasías de los clientes