Las escorts rusas de lujo

las escorts rusas

Con la llegada del crecimiento económico en España, a principios del siglo XX, muchos aspectos de la vida cambiaron, al igual que en el sector de la prostitución de lujo. Si antes eran españolas las meretrices que ejercían su trabajo, poco a poco fueron retirándose, o dándose a un lado, para dar paso a chicas de otras nacionalidades, como las rusas, las latinas, africanas u orientales.

Las prostitutas rusas de alto standing

Uno de los grupos de escorts en Madrid, Barcelona y resto de ciudades españolas que aparecieron y cobraron mucha fuerza fueron las prostitutas eslavas, a las que globalmente se las ha denominado escorts rusas, aunque provengan de otros muchos países, como pueden ser las ucranianas, las letonas, lituanas, o incluso búlgaras y rumanas, que para mejorar su imagen y caché, se han hecho pasar tradicionalmente por otras nacionalidades.

Las escorts rusas (las llamaremos así genéricamente) llamaron pronto la atención de los clientes de la prostitución en España, ya que traían aires nuevos y diferentes tipos y estilos a los habituales en el país. Así, desde un primer momento, destacaron por su elegancia, simpatía, altura y belleza. El prototipo de mujer eslava llevado al mundo del sexo, de las putas de Madrid y Barcelona.

La escort rusa, por regla general, es una chica alta, rubia, sensual, como una muñeca a la que tratar como se merece. Aunque su implicación suele ser muy alta, del 100%, en una prostituta rusa no se suele encontrar una mujer ardiente, morbosa. Más bien, prefieren el juego de la seducción, de las caricias, para poco a poco ir entrando en calor. También les encanta los servicios GFE: cenas, eventos y viajes con el cliente, para así poder convertir la velada en un encuentro muy especial, algo propio de una escort VIP.

Los servicios sexuales de las escorts rusas

Como hemos dicho antes, las putas rusas pueden llegar a parecer un poco frías en ocasiones, aunque sólo es cuestión de saber hacerlas entrar en calor. Aunque hay algunas que no dan besos y realizan el francés con condón, otras muchas realizan todo tipo de servicios sexuales, como el resto de escorts: francés completo, garganta profunda y sexo anal. Y algo que siempre será muy recomendable son los shows lésbicos que protagonizan: pocas cosas hay más excitantes en esta vida que dos hermosas eslavas juntas, desnudas, caldeando el ambiente hasta límites insospechados.