Las escorts de lujo españolas

España

Si bien con la época de crecimiento económico de España, a principios del siglo XX, dejaron de ejercer la prostitución muchas meretrices nacionales, que fueron sustituidas por las nuevas chicas venidas del extranjero, con la llegada de la maldita crisis, muchas chicas españolas han vuelto o han comenzado a ejercer como chicas de compañía para clientes que buscan nuevas sensaciones, ya que muchos de ellos han probado los placeres que una dama extranjera puede brindarles, pero no lo que una chica española es capaz de ofrecer.

Las escorts universitarias españolas.

Y es que son muchas las condiciones de la sociedad española que han hecho cambiar el ritmo a muchas chicas. Una de las causas es el incremento de las tasas universitarias que, unido a los problemas económicos de muchas familias, hacen que muchas chicas no pueden contar con una ayuda económica de su familia. Por ello, deciden compaginar sus estudios universitarios con su trabajo de prostituta de lujo en Madrid y en Barcelona. De esta manera, consiguen sufragar sus gastos, e incluso ahorrar dinero para el futuro y darse buenos caprichos. Porque si un perfil hay muy demandado actualmente es el de las jóvenes españolas. Los clientes buscan una chica española, simpática, con buen cuerpo y que sepa hacer realidad los sueños y fantasías de los hombres.Lolitas elegantes, morbosas y a la vez inocentes, que harán que un hombre disfrute de una sesión muy especial, inolvidable.

Otras prostitutas españolas que ejercen son madres divorciadas, que deben criar a sus hijos, y que con la pensión de sus ex no les llega para cubrir todas sus necesidades. Por ello, y para intentar encontrar dinero y no habiendo apenas puestos de trabajo disponibles, se adentran en el mundo de la prostitución de lujo. Esto ocurre sobre todo en ciudades como Madrid y Barcelona, ya que las madres siempre aspiran a que a sus hijos no les falte de nada.

Y también hay que tener en cuenta que dentro del sector de las prostitutas españolas también se incluyen las inmigrantes de segunda generación: hijas de emigrantes pero ya nacidas en España, por lo que ejercen como tal, aunque en muchas ocasiones ofrecen otro tipo de servicios.