Las escorts orientales de alto standing

escorts orientales en madrid y barcelona

Si hay escorts que son consideradas exóticas, especiales por su sensualidad y manera de interpretar el sexo, éstas son las prostitutas orientales de lujo. Puede que por ser escasas en número, o por ser de una raza diferente y muy atractiva, el caso es que las chicas chinas, tailandesas, coreanas o japonesas se han convertido objetivos de deseo y pasión por parte de los clientes.

Las escorts orientales en Madrid y Barcelona

Aunque se pueden en las webs de anuncios clasificados muchas referencias a servicios sexuales con chicas chinas, prestados en clubes, casas o chalets integrados únicamente por chicas de esta nacionalidad, aquí nos centraremos en las prostitutas de alto standing en Madrid y putas de lujo en Barcelona orientales, de diferentes nacionalidades y que hacen disfrutar a los hombres con sus técnicas de seducción y su manera de comportarse en la cama.

Porque a muchos clientes les encanta el morbo que produce una prostituta oriental, dulce, elegante, con un toque exótico que a muchos les vuelve locos. Posiblemente tenga que ver con la leyenda que siempre ha existido sobre las geishas, esas amantes del lejano oriente que eran una mezcla de amantes, sirvientas y expertas en el sexo.

Una puta oriental de alto standing es difícil de encontrar, no son muchas las chicas de esta raza que ofertan sus servicios, ni en las agencias de escorts ni de forma independiente. Por ello, seguramente, los hombres ansían tanto estar con ellas. Sus características físicas suelen ser diferentes a las chicas latinas o rusas: más bien bajitas, menuditas, y de pechos pequeños, aunque algunas ya están pasando por el quirófano para que su cuerpo dibuje unas curvas más llamativas.

Las prostitutas orientales son expertas en los juegos de seducción y en proporcionar masajes muy relajantes a la vez que eróticas. Las gusta practicar todo tipo de posturas relacionadas con el Kamasutra, y siempre buscan dar la máxima satisfacción posible a los clientes.

El principal problema que puede surgir al contratar los servicios de una prostituta oriental es el idioma, ya que puede llegar a ser difícil de entenderse con ellas, pero es algo que siempre se podrá paliar practicando el sexo.