Las tarifas de las escorts de lujo

En el sector de la prostitución, como en todos los sectores, existe una gran variedad de precios, tarifas y servicios que ofrecen las escorts, por ello vamos a dedicar unas líneas a hablar sobre este asunto, importante por cuanto estamos hablando de dinero, algo imprescindible en nuestras vidas.

Los precios de las prostitutas de alto standing

Normalmente hay diferencias entre las tarifas aplicadas en las diferentes ciudades. Así, las putas de Barcelona, Madrid, Valencia y alguna otra gran ciudad tienen unos precios superiores a las de ciudades más pequeñas, como Valladolid, Salamanca, Cádiz o Castellón. Ello se debe a que en las principales ciudades hay una mayor demanda de servicios sexuales por parte de los clientes, pero también a que las chicas tienen que pagar más por los alquileres o por la publicidad de sus servicios.

Por otro lado, hay escorts de lujo que no ofrecen servicios de menos de una hora, ya que consideran que es el tiempo mínimo que necesitan para atender a un cliente como se merece: con calma, sin prisas y creando un ambiente de complicidad. Otras sí que ofrecen servicios de 30 minutos, 45 minutos y 1 hora. Dependiendo de la chica, los 30 minutos pueden tener una tarifa de 60 euros en adelante. Lo que sí hacen muchas escorts en Bcn y Madrid es ofrecer una tarifa alta para los 30 minutos, cercana a lo que piden por una hora, para que el cliente prefiera esta última opción. Por ejemplo, 150 euros por una hora, pero 200 por la hora completa. Así, el cliente se siente atraído a contratar la hora completa por sólo 50 euros más.

Los servicios complementarios como el sexo anal y el francés completo

También es bastante usual que las prostitutas en Madrid y putas de lujo en Barcelona tengan una tarifa considerada como estándar, en la que se incluyen los servicios más tradicionales: besos en la boca, caricias, tocamientos, francés natural y el sexo vaginal en todo tipo de posturas. Luego, muchas de ellas, para servicios más avanzados, tienen una tarifa especial o suplemento. Así, es muy frecuente que los clientes que quieren practicar el sexo anal, el beso negro o los servicios de ama y sumisa tengan que pagar una cantidad extra de dinero para poder llevarlo a cabo. Por ello, es aconsejable informarse antes de todos estos aspectos, para así no llevarse desagradables sorpresas.