Las escort lolitas de lujo

Desde que Vladimir Nabokov publicara en 1955 su novela “Lolita”, este concepto quedó instaurado en nuestro vocabulario, para hacer referencia a las chicas jóvenes, incluso en alguna ocasión menores de edad, que seducen a hombres que les superan en muchos años de edad, y les manejan a su antojo. Juegan con el sexo, provocan y seducen con su belleza, hasta llevar a la obsesión e incluso a la locura a los hombres.

Las escorts lolitas en Barcelona y Madrid

Dentro de la prostitución de alto standing, muchas son las chicas jóvenes, en este caso mayores de edad, con buen físico, curvas bonitas y belleza impactante que buscan ganar un dinero extra ejerciendo como escorts en Madrid y en Barcelona, o en otras ciudades como Marbella, Mallorca, Sevilla o Valencia.

Son muchos los hombres de una cierta edad, considerados maduros, que gustan de contratar los servicios de una puta de lujo en Barcelona o prostituta en Madrid joven. De esta manera, muchos de ellos buscan una chica joven que les haga sentirse a ellos más jóvenes, que les haga disfrutar del sexo como en su juventud. Buscan una mirada inocente, sensual, un cuerpo que excite sólo con verlo, y lleve al orgasmo en la relación.

Muchas de las escorts Madrid jóvenes saben y se sienten muy deseadas por los clientes, por lo que saben perfectamente cómo tratar a un hombre maduro que contrata sus servicios. Uno de los servicios más demandado a las prostitutas jóvenes en Barcelona y Madrid es el GFE: girlfriend experience o servicio de Novia: con ello, el hombre siente el placer de disfrutar de la compañía de una joven española, bella y sensible, como si fuera su novia.

En la cama, las escorts lolitas son inocentes, y se dejan enseñar por el cliente, y al cliente le encanta enseñar a la chica: cómo besar, cómo acariciar, cómo practicar el francés natural, y penetrar a la chica en todo tipo de posturas sexuales. Normalmente, todo esto es un juego, ya que en muchas ocasiones, es la puta joven la que sabe mucho más de las relaciones sexuales que el hombre maduro. Pero esto no significa nada, simplemente es un juego donde todas las partes ganan.