Las escorts de lujo

Clientes habituales de Escorts de lujo

Algunas escorts Barcelona y prostitutas de lujo Madrid, con el paso de los años, han ido creando su particular cartera de “clientes habituales”. Son los hombres que las visitan de una manera periódica (una vez a la semana, al mes, etc.). Con ellos, saben que cuentan con un mínimo de ingresos mensuales, algo muy importante en todo tipo de negocios.

LAS PROSTITUTAS DE LUJO Y LOS CLIENTES HABITUALES

En el negocio de las escorts de lujo es muy importante la publicidad, con el fin de llegar mejor a los hombres y que éstos se decidan a visitarla. Pero también es muy importante dar un buen servicio durante el encuentro. Una escort educada y divertida, a la vez que simpática, atrae a los hombres. Si en la cama sabe satisfacerles sexualmente, siendo una chica implicada y complaciente, hará que el hombre que se vaya muy satisfechos de la cita. Y si el hombre se va feliz, se le quedará en la cabeza la cita vivida. Y muchos de ellos volverán a repetir con la misma chica. Y de esta manera, la escort de lujo va fidelizando a sus clientes, teniendo una clientela fija. Esto no significa que estos hombres no vayan a visitar a otras prostitutas Madrid o putas Barcelona de lujo, sólo que de vez en cuando les gusta volver a visitar a la misma escort.

Las escorts de lujo

LAS VENTAJAS DE LOS CLIENTES HABITUALES

Para una escort Madrid o prostituta de lujo Barcelona suele ser más cómodo y fácil el atender a uno de sus clientes habituales. Además de saber quién va a ir verla, sin tener que estar nerviosa por la situación, también sabe lo que el hombre está buscando en ella. Si son ya varias las veces que se ha citado con él, sabe cómo le gusta ser tratado: si le gustan los besos y caricias, si el francés lo quiere con o sin preservativo, más suave o profundo. En cuanto al sexo, la escort conoce las posturas preferidas de su cliente, así como si le gusta llevar la iniciativa o si prefiere que la chica lleve el ritmo de la cita. Para evitar caer en la rutina de lo cotidiano, la escort introducirá en la cita nuevos aspectos, como alguna postura nueva o un rol de juego erótico. Igualmente, en ocasiones será el cliente el que pida diferentes variedades del sexo con la escort.

Si una escort de lujo llega a tener una amplia cartera de clientes, también le puede ser útil para el tema de la publicidad. Seguramente le sea suficiente con gastar menos dinero de anuncios, ya que la mayoría de su horario ya lo tiene ocupado con sus clientes habituales.

En contra, los clientes habituales pueden llegar a convertirse en un problema si al final cogen más confianza con la escort. Pueden llegar a querer tenerla para ellos solos, convertirla en su pareja. Y si la escort de lujo no está por la labor, puede convertirse en un problema y llegar a perder a alguno de sus clientes.