el trato a escorts de lujo

EL TRATO A LAS ESCORTS DE LUJO

Si bien en los inicios de nuestro blog hicimos un repaso a las principales relaciones entre Escorts Madrid y prostitutas de lujo Barcelona, nos gustaría repasar algunos consejos sobre cómo tratar a una escort durante el encuentro con ella.

MANERAS DE TRATAR A LAS ESCORTS DE LUJO

En ocasiones, al charlar con escorts Barcelona y prostitutas de lujo Madrid que se anuncian en nuestro directorio, recibimos ciertas quejas sobre algunas de las citas que han tenido con sus clientes, y de las cuales no han salido satisfechas.

Una de las premisas en todo tipo de negocio es el hecho de que al cliente hay que cuidarlo, hay que saber atenderle. Y aunque es famosa la frase “el cliente siempre tiene razón”, si éste quiere disfrutar de una cita inolvidable con una escort de alto standing, es muy aconsejable que sepa tratarla, para que la cita sea perfecta.

el trato a escorts de lujo

La escort de lujo no es una simple máquina sexual, para un encuentro de este tipo hay otras opciones, igual de respetables, pero no incluidos en este sector. Las escorts Barcelona y prostitutas de lujo Madrid buscan que sus clientes estén a gusto, se sientan bien, felices, como un caballero elegante y educado espera ser tratado. A cambio, ellas también esperan lo mismo, ser tratadas de una forma educada, aunque luego el encuentro sexual, una vez en la cama, pueda ir por unos caminos u otros.

LOS PRELIMINARES CON LAS ESCORTS DE LUJO

Cuando una escort de lujo prepara una cita con un cliente, cuida todos los detalles: limpieza del apartamento, higiene, decoración, vestuario y maquillaje. Recibe al cliente con una sonrisa, le ofrece una bebida y un poco de conversación, para comprobar las preferencias sexuales del hombre, y saber mejor cómo llevar la cita.

A cambio, la dama espera lo mismo: que el hombre sea educado, amable, limpio, que sea claro en sus peticiones, y sobre todo, espera recibir un buen trato. Una buena opción es invitar a la escort a cenar o a tomar un café antes de la cita íntima, para conocerse mejor y tener un mejor feeling cuando lleguen a la cama. Aunque estos preliminares pueden ser demasiado largos y suponer un coste extra, por lo que el cliente puede preferir citarse directamente con la chica en el apartamento. Si es así, no habrá ningún problema, la cita podrá ser igual de satisfactoria. Pero es aconsejable que el hombre no se lance directamente al acto sexual: para entrar en ambiente, que la escort se sienta más cómoda y pueda desarrollar mejor su trabajo, puede comenzar con unos besos, unas caricias, y poco a poco ir haciendo que la escort se vaya soltando.

Esto no significa que la cita vaya a ser siempre tranquila: una vez en la cama, en función de los gustos del cliente y de los límites de la escort, el sexo podrá ser de un voltaje alto, o más tranquilo y sosegado: el hecho de ser educado con una escort no es obstáculo para hacer realidad las fantasías del hombre más exigente.