Las escorts de lujo

LAS ESCORTS BRASILEÑAS

Las escorts de lujo
sensmodels

 

 

Uno de los colectivos de escorts de lujo más deseados por los clientes del sexo pago, por su belleza, implicación y morbo, es el de las escorts brasileñas. Los hombres las buscan constantemente, y muchos de ellos sólo quieren acudir a citas con prostitutas brasileñas en Madrid o Barcelona, por todo lo que son capaces de hacer. ¿A qué se debe este deseo?

LAS ESCORTS BRASILEÑAS DE ALTO STANDING

Con el crecimiento de España a principios del siglo XX, y los flujos migratorios recibidos, el sector de la prostitución de lujo se diversificó, y donde antes sólo había chicas españolas, se pasó a poder elegir entre una amplia gama de nacionalidades. Algunos hombres prefieren experimentar el placer en manos de escorts Barcelona y prostitutas de lujo en Madrid de diferentes nacionalidades, ya sean españolas, rusas, ucranias, venezolanas, colombianas o asiáticas. Pero hay un sector de clientes que se declaran fanáticos de las escorts brasileñas en Madrid y prostitutas brasileñas en Barcelona.

La mujer brasileña siempre ha tenido una amplia capacidad de seducción hacia los hombres españoles, saber darles todo el placer que están buscando. Tienen una belleza diferente, unos rasgos especiales. Las mezclas de diferentes razas han dado como resultado la aparición de una escort brasileña muy bella. Otro de los factores es su acento. Ninguna habla bien el español, más bien conversan el “portuñol”, y con su acento, dulzura y caricias hacen que el hombre español caiga rendido a sus pies.

Normalmente la escort brasileña tiene un cuerpo con curvas muy sensuales y provocativas: unos pechos grandes y en su sitio, unas caderas muy provocativas y una cintura que a los hombres les encanta tener entre sus manos. Cuidan mucho su cuerpo, aunque algunas prostitutas brasileñas pueden llegar a pecar de retoques estéticos.

Pero lo que más les gusta a los hombres de las escorts brasileñas es la implicación de éstas en la cama: son expertas en subir la temperatura de la habitación, de excitar de sobre manera a los hombres, y hacer disfrutar del sexo a tope, como no están acostumbrados a hacerlo. A la mujer brasileña, por su origen, le encanta el sexo, por eso le es mucho más fácil implicarse en las relaciones con sus clientes, y pueden deshinbirse mejor y llegar a disfrutar del sexo con sus clientes.