Las escorts de lujo

LAS ESCORTS DE LUJO EN EUROPA

Las escorts de lujo
sensmodels

 

 

Así como hay escorts Madrid y prostitutas de lujo en Barcelona que cambian de vez en cuando de ciudad, desplazándose a otros lugares como Valencia, Mallorca, Sevilla, Ibiza, Zaragoza, Murcia o Bilbao, las hay más aventureras, y se desplazan a otros lugares del mundo temporalmente, en busca de nuevos clientes y, por supuesto, para aumentar sus ingresos.

LAS ESCORTS DE LUJO EN PAÍSES EUROPEOS

Los países más cercanos donde suelen desplazarse las escorts de lujo Barcelona y prostitutas de alto standing en Madrid suelen ser Francia, Italia, Inglaterra y Suiza. Cada país tiene su propia legislación sobre la prostitución, por lo que que la escort se adaptará a la situación legal de cada nación, y por supuesto, a los gustos de los clientes.

En la mayoría de estos países la escort de lujo alquilará un apartamento en un edificio, o una habitación de hotel, donde recibirá a sus clientes durante su estancia en el país. Pueden acudir como escorts independientes, o contactar con alguna agencia del país que les facilite la publicidad y el acceso a los clientes, sobre todo en las primeras veces, aunque si vuelve a acudir al mismo país una segunda vez, todo será más fácil.

Tanto en Inglaterra como en Suiza el poder adquisitivo es muy superior al de España, y ello unido al tipo de cambio favorable sobre la libra esterlina y el franco suizo, hacen que sean países muy atractivos para que las escorts de lujo pasen alguna temporada en aquello países. Lo mismo pasa con Francia, cuya cercanía a España, y el dinero que se mueve en su capital, París, provocan que muchas de las escorts de lujo alquilen habitaciones de hotel en esta capital para desarrollar su trabajo. Un nivel por debajo se sitúa Italia que, aunque no está a la misma altura de los países citados anteriormente, sigue siendo un destino habitual de las profesionales del sexo.

Hay dos razones más para que muchas escorts de lujo viajen al extranjero durante algunos meses al año: una, la privacidad, ya que viajan a países donde nadie las conoce, por lo que pueden mantener su vida personal al margen. Otra, según palabras de muchas escorts de alto standing, porque los clientes en estos países son menos exigentes que en España, y se conforman con servicios más básicos que en nuestro país.