¿Fingen las escorts de lujo?

Las escorts de lujo
sensmodels

 

 

Uno de los grandes asuntos que se tratan en las relaciones sexuales es el hecho de saber cuándo una mujer está fingiendo, si sus gemidos y orgasmos son simulados o reales, y lo mismo pasa cuando un hombre contrata los servicios de una escort Barcelona o prostituta de lujo en Madrid.

LOS GEMIDOS DE LA ESCORTS DE LUJO

Los hombres, cuando contratan los servicios de una escort de lujo, buscan su propio placer. Pero no quieren que sea algo mecánico, sino que les da más morbo cuando la chica también siente placer, cuando pone cara de satisfacción, gime e incluso llega al orgasmo y se corre. Lo que siempre le quedará la duda al hombre si es una actuación o es realidad.
Ciertas escorts de lujo pueden llegar a disfrutar manteniendo relaciones sexuales con sus clientes. Todo dependerá de si el hombre sabe calentarla, hacerla cosas que la gusten y la pongan a tono, como un buen cunnilingus, o las caricias y besos en las zonas adecuadas. Si la prostituta de lujo se pone a tono, o vulgarmente “se pone cachonda”, se implicará mucho más en su encuentro, y de esta manera el hombre conseguirá mayores cotas de placer.

Cuando una escort de lujo finge

También hay ocasiones en que la escort no consigue entrar en calor, pero para está su profesionalidad: para simular, deslizar gemidos en el momento oportuno, frases calientes ajustadas al instante, y finalmente unos gritos de orgasmo que harán que el cliente crea que la chica está disfrutando, y que él es el mejor amante, el hombre que sabe hacerla feliz.
Pero el hecho de fingir y simular placer se puede llegar a considerar un arte, ya que tanto se puede pecar por defecto, como por exceso. Los hombres quieren sentirse machos que dan placer a la escort, pero el exceso de gritos y gemidos puede llegar a ser perjudicial para la cita, ya que el hombre puede sentirse incómodo, y darse cuenta que la chica está fingiendo, y fingiendo en exceso. Por ello, las escorts de lujo deben saber en todo momento cómo fingir, cómo gritar, para que el hombre se sienta cómodo y disfrute al máximo de la cita.