Los idiomas de las escorts de lujo

 

Las escorts de lujo

 

Muchos de los clientes de las escorts Madrid y prostitutas de lujo en Barcelona son extranjeros, hombres de negocios que vienen a España unos días, por trabajo o por ocio, y contratan los servicios de las escorts para su relax durante su estancia en la ciudad. Por ello, es muy importante para el trabajo de una prostituta de alto standing el hecho de dominar cuantos más idiomas mejor, para poder tener más éxito en su trabajo.

LOS IDIOMAS DE LAS ESCORTS DE LUJO

Es evidente que, además del español, el principal idioma que se debe hablar en todos negocios, y también en el de las escorts de lujo, es el inglés. Ya no sólo las chicas, muchas agencias que tienen a telefonistas gestionando las agendas de las escorts, piden a sus trabajadoras que sean capaces de hablar inglés con fluidez. Sin este idioma, muchos serán los clientes que decidan solicitar servicios sexuales a través de otras agencias o contratar a otra escort que sí lo pueda hablar. Hay que tener en cuenta que el sexo se puede disfrutar sin entenderse, pero si los servicios contratados incluyen una cena, un evento o un viaje, es imprescindible que cliente y escort puedan ser capaces de comunicarse.

Más allá del inglés, hay otros idiomas que son también aconsejables conocer, al menos unas pequeñas nociones para que el cliente vea que la escort siente interés por su cultura. Entre estos idiomas, podemos destacar el alemán, el francés o el italiano. Aunque de un tiempo a esta parte, debido a la llegada a españa de hombres de negocios o turistas rusos y chinos, estos dos idiomas han crecido en importancia en todos los negocios, y por supuesto, también en el de las escorts de lujo. Son idiomas difíciles de aprender, pero sabiendo algunas frases básicas, puede llegarse a mantener una pequeña conversación. Aunque realmente quienes tienen ventaja en estos idiomas más complicadas son las escorts originarias de esos países. Así, por ejemplo, una prostituta de lujo rusa hablará fluidamente con los clientes procedentes del Este de Europa, aunque en ocasiones no dominen bien el castellano y tengan complicado el comunicarse con los hombres españoles.