sexo en el cine con escorts

SEXO EN EL CINE

El cine siempre fue uno de los lugares donde nuestros mayores se iniciaban en los besos, tocamientos o caricias con sus primeras novias o novios. Un lugar oscuro que daba pie a los primeros inicios en el mundo de la sexualidad en la edad adolescente. Hoy en día sigue siendo uno de los lugares elegidos por los clientes de escorts Barcelona y prostitutas Madrid de lujo para tener sexo, por el morbo que da hacerlo en un sitio público, aunque a refugio de la oscuridad del lugar.

putas de lujo y cine

EL CINE Y LAS ESCORTS LUJO

Cuando un hombre contrata los servicios de una escort Madrid o prostituta de lujo Barcelona para que le acompañe a una película en el cine y disfrutar allí del sexo, lo hace sabiendo que pueden ser descubiertos y no puedan llevar a cabo sus fantasías. Aún así, ese morbo es el que le lleva a seguir con su plan.

Lo normal es buscar sesiones donde no haya mucha gente en la sala. Una cosa es arriesgarse, y otra ir a una sesión donde la sala esté completa y el plan sea imposible de llevar a cabo. Y por supuesto, elegir la última fila del cine, donde tener controlados al resto de espectadores, para que ante cualquier alerta poder parar en las relaciones sexuales.

Una vez que las luces se apagan y la película comienza, es el momento de que la escort de alto standing comience su trabajo. Hay tiempo de sobra durante toda la película, por lo que lo mejor es ir poco a poco calentando el ambiente. Primero unos suaves besos y caricias para, todavía cada uno sentado en su silla, ir acercando la mano a la entrepierna del cliente, mientras él hace lo mismo con ella. La escort le desabrochará el cinturón, el botón del pantalón y bajará la cremallera.

putas de lujo en el cine

Entonces es el momento en que la mano de la prostituta lujo entre en contacto con el pene de su cliente, para comenzar a masturbarle, a darle placer. Los cines antiguos eran muy estrechos, lo que complicaba el poder avanzar en la relación sexual más allá de una paja. Pero ahora las filas son mucho más amplias, por lo que siempre está la posibilidad de que la prostituta de lujo Madrid o escort Barcelona pueda agacharse, de rodillas ante su cliente. Así estará más cómoda para poder comenzar un francés natural, una felación que hará que su cliente deba contenerse para no gritar de placer en medio de la sala, ya que los demás espectadores les descubrirán. Una felación primero suave, luego más profunda y cañera. El morbo que les da a las escorts es el forzar el sexo oral para hacer que sus clientes sufran por no poder gemir y gritar.

sexo en el cine con escorts

El sexo vaginal o anal es siempre más complicado en una sala de cine, ya que si un espectador se da la vuelta, la pareja será descubierta con mayor facilidad que con el sexo oral. Por ello es más frecuente que el hombre se corra con la felación que no dando paso a una relación sexual. Como la película es larga, siempre será posible más de una relación, o bien que la pareja, la escort y su cliente, dediquen el resto de la sesión a disfrutar también de la película.